¿Por qué se celebra el fin de la soltería antes de casarse?

Casarse es un acto de amor que une a dos personas para siempre en un vínculo inquebrantable, y, además, supone una fiesta bastante divertida y elegante muy esperada por todos, tanto por los novios como por sus invitados. Aun así, hay una tradición previa a esta celebración que a la mayoría de las personas les suele apetecer aun más que la propia boda: la despedida de soltero. Pero ¿por qué se tiene que hacer una despedida de la soltería? ¿Cuál es el origen de esta tradición?

Conocer esta tradición no sólo suma puntos a nuestra cultura, sino que, además, nos ayuda a comprender su origen y nos permite simpatizar o no con esta fiesta. De hecho, la mayoría de las personas entienden que esta fiesta tiene como fin “disfrutar sexualmente por última vez de otras personas” dando como resultado la infidelidad, lo cual acaba causando rechazo (como es lógico) en la mayoría de las parejas.

Entonces nosotros nos planteamos lo siguiente:

¿Debe ser siempre así? ¿Siempre se ha visto la despedida de soltero como una última noche de infidelidad validada por ambos novios? O por lo contrario ¿Hoy día está mal visto no realizarla así? Si tú también tienes dudas y quieres resolverlas quédate en este artículo, ya que vamos a profundizar en este tema para encontrar respuestas ¡no te lo pierdas!

Origen de las despedidas de soltero en el mundo.

La tradición de la despedida de soltero tiene sus raíces en diversas culturas y épocas, aunque su forma moderna se ha consolidado principalmente en las sociedades occidentales.

Ya en la Antigua Grecia se hablaba de estas fiestas, concretamente en Esparta. Los espartanos celebraban una cena en honor al novio la noche antes de su boda. Este evento, conocido como el «symposium,» era una reunión de amigos y familiares masculinos donde se realizaban brindis y se ofrecían palabras de apoyo y consejos al futuro esposo.

Más adelante, en Europa durante el siglo XVIII, las despedidas de soltero comenzaron a tomar la forma de celebraciones más estructuradas. Estas reuniones eran eventos formales donde se brindaban consejos matrimoniales y se compartían anécdotas sobre la vida conyugal.

Durante la era victoriana, esta tradición comenzó a parecerse más a las modernas, con un claro objetivo que se enfocaba en la diversión y en la celebración más que en honrar a los novios antes de la boda. Estos eventos a menudo incluían grandes banquetes y actividades de ocio como los juegos de cartas y espectáculos.

Asimismo, las despedidas tal como las conocemos hoy día se popularizaron en el siglo XX, particularmente en Estados Unidos. En esta época, esta fiesta se convirtió en una fiesta más liberal y hedonista, a menudo marcada por la asistencia a bares, clubes nocturnos, y actividades consideradas como «salvajes». Más tarde, la influencia de la cultura pop y los medios de comunicación ha jugado un papel importante en la perpetuación de esta imagen de la despedida de soltero.

Como podemos observar a través de la evolución de esta fiesta, la idea principal siempre fue conmemorar el amor que unía a la pareja que iba a casarse en todo momento, proporcionándoles consejos y apoyo durante la misma para honrar su vínculo. Sin embargo, la búsqueda de actividades más “locas y salvajes” que marcan el inicio del siglo XX en esta fiesta ha desvirtuado por completo el mensaje, dando a entender que los novios deben tener una última noche de “libertad” para desfogarse con otras personas antes de entrar en la “cárcel” que supone el matrimonio. Este punto de vista es totalmente contrario a una visión romántica, por lo que la mayoría de parejas decide no entrar a celebrar estas fiestas para no estropear su futura vida juntos, procediendo a celebrar la fiesta de otras formas que conoceremos a continuación.

Formas de celebrar la despedida de soltero.

Afortunadamente, para la mayoría de personas hoy día no está mal visto celebrar la despedida de soltero de formas tachadas como “atípicas” que no pongan en riesgo la fidelidad y estabilidad del futuro matrimonio. De hecho, existen muchas formas de celebrar una fiesta de manera divertida y entretenida que no supongan ningún daño para ninguno de los contrayentes:

  1. Despedida de soltero en barco.

No hay mejor lugar que Ibiza para realizar una despedida de soltero ¡y si es en barco como nos proponen nuestros amigos de HOT DESPEDIDAS, mucho mejor!

Imaginad las posibilidades: Podréis bañaros en el mar, escuchar música, bailar, beber y hacer de vuestro barco una pequeña discoteca sobre el agua mientras pasáis la noche con vuestros amigos y vuestra pareja ¿el resultado? Un recuerdo inolvidable.

  1. Fiesta de pijamas.

Las fiestas de pijama nunca pasarán de moda, y sin duda son una opción atractiva (y económica) para celebrar una despedida de soltero. Las chicas allegadas a la novia pueden pasar la noche con ella haciendo todo tipo de actividades: tratamientos de belleza, maratón de películas, cenas con pizza y cerveza, jugar a verdad o reto ¡lo que se os ocurra!

Asimismo, los chicos también pueden celebrar una fiesta de pijamas en una cabaña o en una casa mientras juegan a sus juegos favoritos y realizan una barbacoa.

  1. Viaje de aventura.

Aunque no sea una sola noche como despedida, los viajes también pueden contar como celebración antes de una boda. Por ello, un viaje de aventura que incluya actividades como rafting, escalada en roca, paracaidismo o surf puede ser la mejor opción para vivir emociones nuevas y llenar de adrenalina a los novios antes de la boda.

  1. Tour de cervecerías.

Un tour por las mejores cervecerías y los bares favoritos de los novios puede ser una idea excelente para celebrar una despedida de solteros; en lugar de conmemorar esta fiesta en un solo lugar como sería una discoteca, podéis pasear y pedir vinos o cervezas distintas en cada lugar ¡Seguro que os lo pasáis en grande!

  1. Noche de casino.

El casino es un clásico, y si os gusta esta opción podréis recrear la atmósfera de Las Vegas en casa incluyendo juegos de póker, «blackjack» y ruleta. O si lo prefieres, podéis ir a un casino real ¡vosotros elegís!

  1. Fiesta temática.

Organizad una fiesta con un tema concreto, como una noche de disfraces, una fiesta de los años 80, o una noche de películas. Seguro que os lo pasáis super bien interpretando a personajes divertidos mientras hacéis juegos en torno a esa temática.

  1. Retiro de spa.

Por último, una despedida de soltero también puede implicar un rato de relajación para que los novios se calmen antes de la gran boda. Para ello, podéis organizar un día de relajación en un spa con masajes, tratamientos faciales y acceso a piscinas y saunas.

Como veis, existen un sinfín de formas románticas y decentes de celebrar esta fiesta sin tener que privarnos de ello, así que esperamos haberos inspirado en vuestras decisiones y os deseamos una feliz despedida de soltero ¡que la disfrutéis!

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Scroll al inicio